Archivos para enero 2020

Y después de este destierro, muéstranos a Jesús

Cuando el alma se va adentrando en los caminos de intimidad con Dios su vida se va volviendo un constante deseo del cielo. Si poco deseas el cielo, poco amas; si mucho lo deseas, mucho amas. Pero no quieras esperar tanto: comienza ya a hacer de tu vida ese poco de cielo que quepa en tanto barro. El cielo es Dios y Dios está en ti. ¿Cómo dices que no puedes gustar, en tus afanes y en el duro trajín del día a día, ese poco de Dios escondido que late amoroso en los repliegues de tu alma? Ahí, en lo más profundo de ti mismo, eres capaz de deseos y amores infinitos. No quieras ahogarte con el lastre pesado de este mundo, aun en esas situaciones duras y difíciles que atraviesas.

Tu barro está hecho para el cielo, porque el cielo un día se hizo de tu barro. Cuando te pese el cansancio de esta vida y te agobien sus dificultades y miserias, cuando caigas cansado de esa lucha en la que sólo la derrota te queda por compañera, mira al cielo y pon allí tu más fuerte deseo. Verás que todos esos trabajos se vuelven livianos y llevaderos, que todo se hace poco, y casi nada, comparado con el todo que es tu Dios y tu cielo. Mira que todo pasa y que, al final, tus años se van marchando como instantes, deshojados en la mano de tu vida. Y allí, al final, el cielo, sólo el cielo será nuevo regazo, en el que goces sin fin, sin horizonte. De aquella eternidad saliste y a ella has de volver para siempre. Aprende a vivir este intervalo de la vida con la íntima certeza de que ese cielo te acompaña en todo y siempre.

RECOMENDAMOS: Carmen Álvarez Alonso, Teología del cuerpo y Eucaristía. Pedidos a MATER DEI.

Disponible también en iTunes y en Amazon

 

Empezar de nuevo

Cuando la tristeza nos domina solemos caer en el desencanto por las cosas sencillas. Nos cuesta “remontar el vuelo” cuando se trata de aceptar la derrota sufrida, o ese desengaño de aquel en quien confiábamos. Si se nos pide que pongamos buena cara, o que vivamos con aceptación el varapalo correspondiente, solemos enfurecernos más, encerrándonos en nosotros mismos y en ese mecanismo cerrado de la autocompasión con nuestra propia miseria. ¿Cómo empezar de nuevo?

Recuperando el encanto por la sencillez que habíamos despreciado. No es ningún manual de “autoayuda” lo que necesitamos, sino una mirada de comprensión hacia nuestro interior. Aprender a quererse, a aceptarse, no es ninguna forma de egoísmo. El mismo Señor nos dice que hemos de amar a los demás como a nosotros mismos.

Esa es la sencillez de la vida: reconocerse como uno es, en lo bueno y en lo malo, en la tristeza y en la alegría, en la victoria y en la derrota. Siempre contaremos con la mano amiga de Dios que, además de no abandonarnos, recomenzará con nosotros… una y otra vez, una y otra vez… Dios no se cansa de empezar, “sólo” nos ama tal y como somos. 

RECOMENDAMOS: Carmen Álvarez Alonso, Teología del cuerpo y Eucaristía. Pedidos a MATER DEI.

Disponible también en iTunes y en Amazon

“¿Eres Tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?”

Vivimos en un mundo repleto de profetas. Unos, vaticinando catástrofes, otros prometiendo el oro y el moro. Ser asesor de imagen es uno de los grandes negocios de nuestros días. Se trata de vender lo que no se tiene o lo que no se es. Y para ello, todo un grupo de profesionales se reúne para estudiar cuál es la demanda popular o ver cómo introducir en el mercado un producto que, a base de anunciarlo, se convertirá en una falsa necesidad. Esto que la publicidad consigue para las “cosas” puede aplicarse también a tantos hombres que, en el orden político, cultural, o en el espectáculo, son transformados en los nuevos mesías  de nuestra época. ¿A quién hay que hacer caso?

Si en algo nunca cayó nuestro Señor fue en la manipulación. Se presentó ante su pueblo “tal cual” era. Además de proclamarse Hijo de Dios, le acompañaron sus palabras y sus obras, “sin trampa, ni cartón”. De esta manera, los discípulos del Bautista acuden a Jesús para que les resuelva el enigma de si era él al que habían que seguir. “Decid a Juan lo que habéis visto: los cojos andan, los ciegos recobran la vista, y los enfermos son sanados”. Por ello, Jesús nunca fue bien visto ante los que habían dado la espalda a Dios, comenzando por los que ejercían la autoridad religiosa en Jerusalén.

Tú y yo no tenemos que esperar a “otro”. El que tenía que venir ha llegado y nos ha obtenido la salvación definitiva. Lo que se nos pide es coherencia de vida y correspondencia ante tanto bien recibido. La coherencia es actuar conforme a lo que hemos recibido, es decir, vivir como verdaderos cristianos en nuestro pensar, obrar y decir. La correspondencia no es otra cosa que dejarnos querer por el amor de Dios y, así, amar a los demás. Porque “Dios ha tomado de lo nuestro, para darnos de lo suyo”.  

RECOMENDAMOS: Carmen Álvarez Alonso, Teología del cuerpo y Eucaristía. Pedidos a MATER DEI.

Disponible también en iTunes y en Amazon

Vivir en familia

Nacer en el seno de una familia es un don que, en muchas ocasiones, no sabemos valorar. Un hombre y una mujer que, respondiendo a una vocación tan concreta como es la del matrimonio, se transforman en pura donación para crear una familia en los hijos, que son fruto de ese amor. Cuánto se asemeja a la vida de Dios, en sí misma considerada (el amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo), la vida del matrimonio y de la familia. ¿No hemos sido hechos a imagen y semejanza de Él? ¿Qué habría en la mente de Dios cuando pensó en la humanidad, singularizada en un hombre y una mujer, para que se asemejara la entrega de ambos a la que Él mismo tenía en su intimidad divina?

Sólo hay una respuesta que tú yo podamos comprender: la familia de Nazaret. Quiso nacer Dios en una familia concreta, con un padre y una madre. Quiso el Verbo, segunda persona de la Santísima Trinidad, crecer y ser educado en un entorno familiar, con una naturalidad y una sencillez tan pasmosas que cuando nuestro Señor se reveló como el Mesías, el Hijo de Dios vivo, algunos se escandalizaron: “¿No es este el hijo de José, el carpintero, y de María?”. Aprendamos a vivir la naturalidad de Dios en nuestras propias familias.

Aprendamos también a hacer familia en nuestro entorno de trabajo, de amistad, de apostolado. En los detalles más nimios de convivencia ha de hacerse palpable una realidad: Dios se hace más grande cuando vivimos con más sencillez los dones de Él recibidos… y la familia es el lugar adecuado donde encontrarnos con Dios “cara a cara”. Así de simple y de sublime.

RECOMENDAMOS: Carmen Álvarez Alonso, Teología del cuerpo y Eucaristía. Pedidos a MATER DEI.

Disponible también en iTunes y en Amazon

“Le arrojaron fuera de la ciudad” (Lc 4,29)

Impresiona imaginarse a la turba de judíos, que acababa de escuchar en la Sinagoga la lectura del rollo de Isaías, conduciendo a empujones a Jesús, fuera de su ciudad de Nazaret, con intención de despeñarle. Muchos de ellos habían sido, quizá, compañeros de juego en la infancia, algunos habían sido clientes de José, otros eran maridos de las vecinas que vivían cerca de la casa de María. A todos les pareció una blasfemia oír de labios de Jesús que en El se estaba cumpliendo aquel pasaje de Isaías que acababa de proclamar. Pero el Señor no sabe de respetos humanos, de complejos, de verdades a medias, de vueltas y perífrasis para anunciar la verdad, aunque moleste.

Tú y yo, en cambio, somos muy dados a disfrazar y acomodar las cosas, a disimular y camuflar nuestra condición de cristianos, a hablar de Dios sólo donde pueden entendernos y aceptarnos, a rebajar la verdad y diluir nuestra fe para evitar esa sonrisita sarcástica o ese comentario de ridículo y desprecio que tanto hiere nuestro punto de honra. No se trata de imponer fanáticamente nuestra fe o nuestros criterios cristianos, pero sí de no claudicar ni retroceder ante burlas, críticas o zancadillas que puedan venirnos por nuestro nombre y condición de cristianos.

Vive a Dios y habla de él sin miedos ni complejos, y verás que la verdad siempre está del lado de la victoria. No abras la puerta a esa doble vida que nada tiene de cristiano ni de evangelio, aunque tampoco tu seas profeta bien recibido en tu tierra. 

RECOMENDAMOS: Carmen Álvarez Alonso, Teología del cuerpo y Eucaristía. Pedidos a MATER DEI.

Disponible también en iTunes y en Amazon