“Todo el pueblo madrugaba para ir donde Él” (Lc 21,38)

Cuenta Ireneo de Lión que en el edén del principio no existía el sueño. Aquel primer Adán, barro infante, no sabía ni podía dormir, porque había sido creado para contemplar continuamente el rostro de su Dios. Vivía en la perpetua vigilia del amor, en la alerta de la comunión con su Dios amado. De aquellas vigilias primeras quedó, ciertamente, en el hombre la necesidad de vigilar, de madrugar y de buscar la luz.

Aquellas gentes, que se levantaban con prisa antes de las primeras luces del alba para llegar pronto junto al Señor, parecía que huyeran de la noche porque su oscuridad les alejaba de la luz. El día, en cambio, les ofrecía el amor de un rostro amable y la verdad de una palabra siempre veraz. Un atractivo irresistible, inefable, tendría aquella compañía de Cristo, que suscitaba en las gentes el deseo y la premura de un encuentro cercano con El.

Tus noches, si no están dominadas por el pesado sueño del pecado y la mediocridad, llevan siempre la promesa del alba y de la luz del día. Dios las permite para que no caigas en el falso espejismo de compararte y hasta igualarte con El. Por la oscuridad de esas noches Dios te hace más mendigo, más desnudo, para que, al alba que El decida, puedas ser revestido de una presencia suya más íntima y, con la luz de un nuevo día, veas más claramente esos ojos divinos que vigilaban tus oscuridades.

Has de vigilar ese alma tuya que fácilmente se adormece en la comodidad, en las faltas de omisión, en las críticas y juicios, en la ira, en la vanidad o en la soberbia. Has de procurar buscar ese poco de luz que sólo encuentras en la compañía de Cristo, si no quieres que tu día a día vaya convirtiéndose en una noche larga y sin sentido, llena de estéril activismo y de la soberbia oscuridad de tu yo. 

RECOMENDAMOS: Carmen Álvarez Alonso, Teología del cuerpo y Eucaristía. Pedidos a MATER DEI.

Disponible también en iTunes y en Amazon

Deja tu opinión

*