Archivos para 12 enero, 2019

¿Huir, soportar o aceptar?

Ante el misterio del mal y del pecado, en ti mismo y en los demás, tienes pocas opciones: huir y evadirte de esa realidad dura y hasta insoportable buscando escapes momentáneos que sólo te dejarán un mayor y más insatisfecho dolor en el alma; soportar con resignación, a veces muy correcta pero muy poco cristiana, esos males, desgracias, dolores y limitaciones que no puedes ni evitar ni explicar; aceptar –incluso elegir– todo eso hasta el punto de vivirlo como ocasión preciosa y única de asemejarte más a ese Cristo doliente de la Cruz que llevas tan escondido e impreso en el alma.

Tu dolor y sufrimiento sólo tienen sentido desde Cristo crucificado. Allí, en el Gólgota, se consumó una vez para siempre la donación plena y perfecta del Hijo al Padre por la salvación tuya y mía. Y allí, al pie de la cruz, estuvo María, en tu nombre y en el mío, acogiendo como Madre aquella redención universal que el Hijo nos merecía con su muerte. Pero lo que entonces ni tu ni yo pudimos hacer en aquel momento –ponernos junto a esa Madre doliente para acoger en nosotros la redención del Hijo–, hemos de hacerlo ahora, en el aquí y ahora de nuestra vida.

Hemos de completar en nosotros eso que falta a la pasión de Cristo: nuestra respuesta personal, nuestra libre correspondencia, para que el don redentor de Cristo sea realmente eficaz en nuestra vida concreta. Tus dolores y sufrimientos, tus tristezas y agobios, tus desánimos y cansancios, tus noches, tus renuncias y limitaciones, todo eso es lo que falta a esa pasión de Cristo que tanta salvación nos ha traído. No te empeñes en vivir un cristianismo sin cruz porque, tarde o temprano, esa cruz te llegará. Y tampoco te empeñes en vivir una cruz sin Dios porque esa cruz te aplastaría. Mejor que huir o resignarse es aceptar la cruz y hasta elegirla, porque sólo así podrás llegar a gustar ese gozo íntimo y sobrenatural que Dios reserva para aquellos que, como María, no huyen de permanecer junto a su Hijo crucificado. 

RECOMENDAMOS: Carmen Álvarez Alonso, Teología del cuerpo y Eucaristía. 

disponible ya en iTunes y en Amazon