Archivos para diciembre 2018

Un año más y un año menos

Un año que acaba es un año más que hemos vivido y un año menos que nos queda para entrar en la eternidad. Celebramos el tiempo que pasa pero nos olvidamos de celebrar la eternidad que se acerca. Nuestro tiempo tiene la misteriosa peculiaridad de ser un continuo ayer. Existe sólo en ese fugaz instante presente que, mientras lo vivimos, se nos va escapando inexorablemente hacia la nada y el recuerdo. Pero el tiempo de Dios, en el que toda mi vida es un inexplicable ahora, me espera inconmovible más allá de los límites temporales de esta breve y estrecha vida.

Esta vida es demasiado corta y limitada como para que explique por sí sola el sentido de nuestra existencia. ¿Cómo podemos vivir ahogando en los límites de unos pocos años que dura nuestra vida los deseos de infinito que anidan en lo más profundo de nuestro corazón? ¿No ves que tu alma sueña cada día por poseer y gustar lo infinito y lo que no pasa? ¿No ves que, al final, los pocos o muchos años que dura tu vida dejan un poso de insaciable añoranza de algo que no sea tan efímero y pasajero?

El tiempo, mi tiempo, camina imparable hacia el Dios de la eternidad. No dejes que los instantes de tu vida sean momentos de tiempo vacío. Llena tu tiempo y tu vida de esa eternidad de Dios desde la que cobran verdadero relieve y sentido todas las cosas. ¿Qué es un puñado de tiempo al lado de la inmensa eternidad que nos espera? Y, sin embargo, en ese poco de tiempo, en cada uno de los instantes del día, te juegas toda una eternidad. Aviva tu esperanza y tu deseo del cielo, porque Dios fuiste creado. No entierres en vano el talento de esta vida pues tu amo te lo entregó para que diera frutos de vida eterna.  

Si quieres ayudar a Mater Dei, entra en nuestro grupo Teaming, aportando 1 € al mes: https://www.teaming.net/asociacionpublicadefielesmaterdei-grupo

“Ahora puedes dejar a tu siervo irse en paz”

Son muchos los deseos que querríamos cumplir en esta vida: viajes, proyectos, personas por conocer… toda una retahíla de experiencias que justifiquen nuestras ganas de vivir, y nos permitan avanzar en la denominada sabiduría del mundo para dar sentido a nuestra existencia. Sin embargo, es también cierto que a pesar de las muchas cosas conocidas, por mucha experiencia adquirida, siempre hay algo que ansía nuestro corazón y que nunca somos capaces de darle en plenitud… ¿qué nos falta para ser plenamente felices? Los Evangelios nos hablan de un anciano, Simeón, que deseaba conocer al Mesías antes de morir. En la fiesta de la Purificación, María y José, junto con el Niño, fueron al Templo para cumplir con lo mandando por la Ley. Simeón cogió a Jesús entre sus brazos, y bendijo a Dios: “Ahora, Señor, puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto a tu Salvador…”. Continúa diciendo el evangelista que los padres de Jesús estaban admirados de lo que se decía de Él.

¿Qué diríamos tú y yo si tuviéramos en nuestras manos al mismo Hijo de Dios, si supiéramos que delante de nosotros se encontraba la misma salvación del mundo… mi propia salvación? La Navidad es una nueva oportunidad para volver a lo mejor de nosotros mismos, es decir, para redescubrir hasta qué punto Dios es capaz de darse a cada uno. Cada vez que acudo a la Eucaristía recibo a ese mismo Niño que Simeón sostuvo en sus brazos. Sí, tan humano como tú y como yo, y que gracias al poder de su divinidad se nos da como alimento cada vez que lo comemos. Ese privilegio no se puede comparar con nada de lo que desearíamos conocer en este mundo, porque Él es el Señor del tiempo y de la historia, la misma que hoy, en este momento, estamos viviendo. La única diferencia es que cuando nuestros ojos miran en el interior del alma al que es capaz de dar el verdadero y único sentido a nuestra existencia, descubrimos que ya nada más tiene importancia… y podemos decirle al Señor: “Ahora puedes dejar a tu siervo irse en paz”.

Pon tu corazón en manos de ese Niño, abrazándolo con ternura. Junto a María y José, te admirarás de los prodigios que realiza a través tuya… porque sólo te fías de Él.

Si quieres ayudar a Mater Dei, entra en nuestro grupo Teaming, aportando 1 € al mes: https://www.teaming.net/asociacionpublicadefielesmaterdei-grupo

“No tenían sitio en la posada” (Lc 2,7)

Por aquellos días el albergue de Belén estaba lleno de viajeros que se dirigían hacia Jerusalén y otras ciudades vecinas. Como ciudadanos del Imperio, debían cumplir con aquel edicto de César Augusto que mandaba empadronarse en su ciudad natal a todos aquellos que residían en territorio imperial. Siendo José del linaje de David, también José y María se pusieron en camino hacia Belén, la ciudad de David, cuando se le cumplieron a María los días del parto. En el albergue de la pequeña ciudad todos refunfuñaban y criticaban con enojo y desagrado aquellas caprichosas órdenes con las que del emperador pretendía hacer alarde de su imperio y poder.

Aquella posada de Belén, que dio cobijo a las ambiciones y planes caprichosos de un emperador no podía albergar en sí la simplicidad y ocultamiento del misterioso plan de Dios que comenzaba ya a cumplirse en lo escondido y oculto del seno de una Virgen Madre. Un abismo incomprensible separa los planes de Dios y los planes de los hombres, la lógica humana y la lógica de Dios, el estilo del mundo y la forma de hacer de Dios. No hay sitio para Dios allí donde la ambición, la soberbia, el engreimiento, el egoísmo, la comodidad, la crítica o la vanidad de uno mismo ocupan el lugar que sólo corresponde a Dios.

Si en la posada de tu alma das cabida a todo eso no habrá sitio para que los planes de Dios sobre tu vida se cumplan y realicen en ti. Si en esa posada interior das rienda suelta a los edictos y sugerencias del pecado, tu mismo te convertirás en emperador y tirano de ti mismo. Y aunque construyas en torno a ti el más poderoso imperio a los ojos de los hombres, nunca será esa posada de tu alma suficiente pesebre para que en él pueda nacer Dios. El pecado nunca tendrá sitio para Dios. Tú, en cambio, has de hacerte pesebre, has de simplificar tu vida espiritual, si quieres que Dios tenga sitio en tu alma. Dios siempre busca esas pajas que el mundo no sabe apreciar, ese establo que nunca tendrá brillo y relumbrón ante los demás, ese rincón de Belén que pasó desapercibido a los ojos de tantos que por allí pasaron.

Si quieres ayudar a Mater Dei, entra en nuestro grupo Teaming, aportando 1 € al mes: https://www.teaming.net/asociacionpublicadefielesmaterdei-grupo

 

Un pastor despistado

La Sagrada Escritura nos cuenta cómo el día del nacimiento del Hijo de Dios, los primeros en ser avisados de dicho acontecimiento fueron los pastores. “Gloria a Dios en el Cielo…”, proclamaron los ángeles a los que custodiaban el ganado al raso de la noche, y obedientes a los mensajeros de Dios, acudieron con la certeza de que aquello que habían escuchado era cierto… y se acercaron al pesebre con sus humildes presentes.

Sin embargo, lo que no cuentan los Evangelios, es que entre aquellos pastores había uno, bajito y rechoncho, que sin haber sido testigo directo de la Buena Nueva de los ángeles, acudió junto con sus colegas, pero con el sentimiento de aquel que dice: “a ver qué pasa”. Al llegar al sitio señalado, nuestro protagonista, sin ningún regalo entre las manos, se fue haciendo sitio entre sus compañeros, medio entre empujones, para contemplar en qué consistía el acontecimiento… Una mujer joven que no apartaba su mirada de un recién nacido, medio adormecido entre pajas, un varón no entrado en años y unos animales que con su aliento prestaban su calor a la fría noche, eran los destinatarios de las miradas de los recién llegados. ¿Qué era ese espectáculo?, ¿por qué tanta admiración?… y, además, todos se iban arrodillando ante ese niño, uno a uno, mientras depositaban sus objetos (alimentos, corderillos…) a los pies de aquel a quien adoraban.

Fue entonces, cuando nuestro pastor, bajito y rechoncho, fijó su mirada en los ojos de aquel recién nacido, y quedó absorto. Su despiste le había llevado a ese lugar, y ahora quedaba prisionero de la “magia” de un ambiente que le hacía elevarse hacia lo más alto… se acercó al niño, y lo besó en la frente. El niño sonrió, le cogió el dedo pulgar, y se puso a jugar con él… el pastor reconoció en esa mirada al mismo Dios que, con extremada sencillez, le invitaba a entrar en su vida… la humildad de esa escena, con cada uno de esos personajes, sería a partir de entonces el trono donde cualquier gloria humana acabará en incomprensión, cuando se es incapaz de aceptar lo único que sí vale la pena: hacer sonreír al mismo Dios.

Si quieres ayudar a Mater Dei, entra en nuestro grupo Teaming, aportando 1 € al mes: https://www.teaming.net/asociacionpublicadefielesmaterdei-grupo

 

Ser pequeños para crecer

El milagro de un Dios hecho niño, carne de nuestra carne, es algo que se escapa a cualquier lógica humana. Pero, ¿cuál es la lógica de Dios? No es otra, sino la sencillez. Imaginarnos a un Dios lejano y distante, guerrero y destructivo, no tiene nada que ver con la realidad. Si Dios se hizo hombre, y además niño, no fue fruto de un esfuerzo “titánico” para despistarnos; todo lo contrario, pertenece a lo más íntimo que hay en Él: simplicidad y sencillez. Simplicidad, porque Dios es lo más simple que existe (no tiene limitación material alguna, ni ha sido creado por nada anterior a Él); sencillez, porque la absoluta transparencia de Dios hace que su actuar sea sin doblez ni engaño… todo es verdad en Él.

Si Dios se hace carne, sólo desde el mayor de los anonadamientos (la humildad de un Niño, absoluta fragilidad e indefensión de cara a los hombres), es posible conocer su intención y lo que significa para cada uno de nosotros. Nos complicamos la existencia con razonamientos, problemas y dudas. Creemos que madurar es llevar una vida complicada, “llena” de responsabilidades y asuntos urgente. Pero, una vida llevada hasta ese extremo nos hace toparnos con la frustración de que es el tiempo y las circunstancias las que nos esclavizan y nos impiden llevar a cabo lo que sí es importante: quién soy, de dónde vengo, a dónde voy. Dios, con su Encarnación, nos enseña a relativizar aquello que condiciona nuestra libertad y nos recuerda que sólo siendo niños seremos capaces de crecer hacia el conocimiento de lo que somos (hijos de Dios), nuestro verdadero origen (el amor de Dios) y nuestro último destino (la verdadera felicidad de la que nada ni nadie podrá arrebatarnos… y para siempre).

Hacerse niño es mirar el milagro de Belén y enamorarnos de lo que allí acontece: una entrega sin condiciones para que tú y yo podamos tocar al mismo Dios. Desde esa pequeñez es posible alcanzar la madurez de las cosas que valen la pena: generosidad de un alma que alcanza la plenitud de lo humano cuando se deja abrazar por el amor de Dios. María, la Virgen, contempla a ese Niño y pondera en su interior la gracia de la sencillez de Dios, llenando todos sus deseos e intenciones… ninguna otra cosa acapara su corazón.

Si quieres ayudar a Mater Dei, entra en nuestro grupo Teaming, aportando 1 € al mes: https://www.teaming.net/asociacionpublicadefielesmaterdei-grupo

“Lo envolvió entre pañales” (Lc 2,7)

Toscos pañales serían aquellos que abrazaron por vez primera la carne infante de Dios hecho Niño. Preparados con mimo por el corazón expectante de la Virgen Madre, aquellos duros hilos tuvieron la dicha de arropar la carne santa del Verbo humanado. Jamás habría encontrado la Virgen Madre telas más dignas para acoger y cubrir al Verbo de Dios que aquellos rudos pañales que cubrieron de humana desnudez la naturaleza divina de Dios Niño. Las manos y el abrazo de María suavizaban la aspereza de aquellos hilos y cubrían de dulzura la soledad y pobreza de aquel pesebre de Belén.

Pañales de fría soledad, de escondido anonadamiento, de desnudez e impotencia, fueron aquellos duros y miserables trapos de la carne que arroparon el nacimiento del Verbo. Pañales de pobreza y de pecado son también los que arropan a ese Cristo que nace hoy en tu alma. Y, sin embargo, también en ti sigue la Virgen Madre abrazando y rodeando de dulzura a ese Niño que se hace carne en el pesebre de tu vida. Adora la desnudez de ese Dios que llevas dentro y no temas arroparle con los pobres pañales de tu alma. La belleza de aquellos rudos paños de Belén embelesó a los ángeles, que nunca pudieron abrazar, como ellos, aquella carne infante de Dios Niño.

Tu pobreza espiritual, tus pequeñas fidelidades, tus amores y cariños, tus lágrimas de arrepentimiento, tus deseos renovados de entrega a Dios, tus ofrecimientos, tus silencios y aceptaciones, son pañales toscos y rudos que arropan con la belleza de lo pequeño la desnudez de ese corazón enamorado de tu pesebre. Entrégale a la Virgen Madre esos pobres pañales de tu alma, manchados de pecado y de miseria, y deja que con ellos envuelva una vez más a Cristo Niño naciendo hoy en tu vida.

Si quieres ayudar a Mater Dei, entra en nuestro grupo Teaming, aportando 1 € al mes: https://www.teaming.net/asociacionpublicadefielesmaterdei-grupo

 

Christus natus est nobis

Nos acostumbramos a no reconocer los prodigios de Dios sólo porque suceden revestidos de una prodigiosa e inaudita sencillez. El frío silencio de una pobre noche, que alberga en su seno la plenitud de los tiempos y el sentido profundo de la Historia. La exquisita filigrana de un corazón de Madre, que atrae sobre sí toda la complacencia y el amor del Padre. La débil desnudez de una carne humana, que es capaz de revestir de humildad toda la gloria y la trascendencia de Dios.

Conmueve profundamente la contemplación de esa carne infante, que esconde la grandiosa omnipotencia divina hasta el escándalo del anonadamiento. El corazón ha de hacerse pastor y peregrino ante este Niño de Belén, que trae en su carne la misericordia y el amor infinito del Padre. Acércate junto a José, a contemplar en el silencio de tu alma a este Dios que embelesa a los ángeles. Acurrúcate entre los pastores y ofrécele, como ellos, ese poco de amor que tengas para calentar las frías pajas de este oscuro mundo.

Ponte junto a la Virgen Madre, para arropar con Ella la débil desnudez de ese amor divino humanado. Besa las manos de ese Dios Niño, las mismas que un día te crearon, las mismas que habrán de acogerte cuando llegues para siempre a la casa del Padre. Aprende de aquellos animales del establo, entre los que el Señor quiso nacer, haciendo suya la humildad de su pobre condición de criaturas. Contempla la escondida pobreza de aquel establo de Belén, que en nada envidió la majestuosa y secular belleza del Templo de Jerusalén. Por ti, y sólo por ti, tu Dios se hizo carne de Niño. Adora, contempla y calla, porque solo el silencio que adora es capaz de hacerse eco de esta Palabra, hecha carne para ti.

A TODOS LOS SUSCRIPTORES DE LAÑAS, MATER DEI LES DESEA UNA ¡FELIZ Y SANTA NAVIDAD!

 

El cielo de Belén

Tengo mi cielo escondido en un pesebre. Mirada divina, sonrisa inefable, corazón tan humano de Dios que hablas a solas y en secreto. ¡Oh noche deseada por los siglos! Noche iluminada con la dulzura de la presencia del Verbo hecho Niño para el mundo. Prodigio inefable el de tu misericordia, que te mueve a venir a mí para transformarme en Ti. Noche luminosa y clara que revela en la pobre carne de un Niño las delicias de la Trinidad. En Ti, Jesús, dulce amor de María y de José, encuentro el cielo de mi alma.

Es mi cielo encontrarme con la mirada de mi Dios, sintiendo la suave intimidad de dos corazones unidos por la pequeñez y la pobreza. Es mi cielo esa sonrisa de infante que me invita a esperar en la fe oscura, a abandonarme en El con corazón de hijo, a sentirme amado y envuelto a raudales en la misericordia divina de cada instante de mi vida. Es mi cielo vivir para este Dios que amo y adoro cuando El quiere esconderse en la pobreza de mi carne pecadora. Es mi cielo callar agradecido ante un Dios que así se abaja y humilla por amor a mi nada. ¡Oh, Señor, Humildad enamorada de mi pobreza, que sepa ver torrentes de tu luz en la noche profunda de mi alma! Revísteme de tus armas para que a tus pies, en Belén, emprenda yo una carrera de gigante por el camino de la caridad. Mi cielo has de ser sólo Tú, Señor, mi Verbo humanado, que te encarnas en la tierra de mi vida, descansas en el pesebre de mi alma y te ocultas abajado entre las pajas de mi nada. Que viéndote Niño en mí, aprenda yo a adorarte en cada alma que pones a mi lado, en el camino de cada día. Que en cada hijo de la Iglesia sepa descubrir tu rostro de Niño eterno naciendo día a día entre las pajas de su vida. Que en ellos mire yo tus mismos ojos, aquellos con los que un día me enamoraste y hablaste en el alma.

Encuentro mi cielo en el corazón de la Virgen Madre, allí donde Dios guarda y contempla todos sus secretos. Corazón virginal de Madre que deshojas en adoración ante tu Verbo humanado pétalos de humildad, vacío y pequeñez. Tu regazo materno fue el cielo de Jesús durante su vida en la tierra. Tú eres también dulzura y alivio de cielo en mis noches de Belén, cuando mi Dios duerme, se esconde y calla en la desnudez de la fe. Humildad de un Dios enamorado de la debilidad y de la nada. Haz que sepa yo encontrar mi cielo adorándote en mi noche de Belén. Pobreza y vacío han de hacerme cada vez más hijo, más niño, como este Niño de Belén.

Abre, pues, tu corazón a este Verbo entrañable para que Él nazca en Ti y tú mores en El como en tu pesebre. Déjale a El hacer de ti un cielo de Belén y un pesebre materno para tantas almas huérfanas que buscan a Dios en la noche fría y solitaria de su alma. Déjale hacer en tu alma su cielo, santuario de intimidad con el Espíritu Santo latiendo al unísono con el alma de María. Ella también adora y ama en Ti a este Verbo eterno y silencioso hecho carne en Belén, que fecunda y consagra el seno materno de las vírgenes.

¡Oh fuente inagotable de amor! ¿Qué buscas en mí a cambio de tanta gracia? Todo es tuyo, Señor, todo cuanto soy y todo aquello con que te sirvo; y, sin embargo, más me sirves Tú a mi que yo a Ti. Que sea siempre ese mi único deseo: dejar que Tu, Señor, vayas haciendo de mi vida un cielo y sea yo un regazo materno, un pesebre de tu amor y tu consuelo para el mundo.

Si quieres ayudar a Mater Dei, entra en nuestro grupo Teaming, aportando 1 € al mes: https://www.teaming.net/asociacionpublicadefielesmaterdei-grupo

La mística de la vida ordinaria

Tu alma está hecha para albergar en sí lo ilimitado e infinito de Dios. Has de encontrar el lugar y la fuente de esa secreta intimidad con tu Cristo en las condiciones concretas de tu vida ordinaria, en los quehaceres de tu día a día. Ahí has de saber escalar las altas cumbres de la mística de lo ordinario, pues es ahí donde quiere el Señor hacerte gustar las delicias de su cruz. “¡Oh, si se acabase ya de entender cómo no se puede llegar a la espesura y sabiduría de las riquezas de Dios, que son de muchas maneras, si no es entrando en la espesura del padecer de muchas maneras, poniendo en eso el alma su consolación y deseo! ¡Y cómo el alma que de veras desea sabiduría divina desea primero el padecer para entrar en ella, en la espesura de la cruz!”.

Si el Verbo tomó la carne de nuestra miserable condición humana, también las más altas gracias místicas pueden hacerse carne en tu pequeña alma. Tu cruz de cada día, aunque sea pequeña, es cruz; la fidelidad de cada día, con ser pequeña en  la apariencia, no deja de ser fidelidad. La mística de la vida ordinaria, con ser pequeña en sus formas, es, como tu alma, ilimitada e insondable como el mismo Dios. La espesura y estrechez de tu día a día es un pozo sin fondo donde has de beber las riquezas inagotables que manan del corazón de Dios. “Para entrar en estas riquezas de su sabiduría la puerta es la cruz, que es angosta. Y desear entrar por ella es de pocos; mas desear los deleites a que se viene por ella es de muchos”. No quieras un cristianismo sin cruz porque terminarás viviendo una fe sin Dios. No midas la calidad de tu oración según los gustos y deleites que sientes, tus sublimes pensamientos o los propósitos que haces, sino por el enorme y callado amor con que sabes permanecer en la fidelidad oscura y desabrida a tu Dios.

Si quieres ayudar a Mater Dei, entra en nuestro grupo Teaming, aportando 1 € al mes: https://www.teaming.net/asociacionpublicadefielesmaterdei-grupo

“Vosotros sois mis amigos” (Jn 15,14)

El amor de amistad es generoso y desinteresado. Busca sólo y continuamente el bien del amigo amado. Se asienta en una incansable renuncia de sí, fruto sólo de ese amor auténtico que brilla más puramente cuanto más se va acrisolando en el sacrificio. Necesita fraguarse lentamente, al calor de la pureza de alma y de la confianza inquebrantable en el amigo, si quiere resistir los embates impetuosos del tiempo, de las pruebas y dificultades, o del olvidadizo corazón humano. Crece sólo en la intimidad, cuando se saborean con el amigo esas dulces confidencias en las que le entregamos el alma. Soporta, acepta, abraza y ama todo lo que el amigo es. Sabe llevar sobre sus hombros las cargas más pesadas del amigo y hasta dar la vida por él en cada pequeño minuto del día a día.

Más allá de las mutuas limitaciones y defectos, el amigo es siempre un remanso, ese alma gemela en quien siempre podrás encontrar descanso. Guarda con sumo cuidado el tesoro de la amistad, sobre todo si la vives como esposo en el matrimonio o como consagrado en tu entrega al Señor. Sé, sobre todo, amigo de Dios y paladearás ese regusto de Cielo que deja en el alma la presencia íntima y dulce del Amigo. Cuida con delicadeza de amigo tu trato diario, personal, íntimo con el Señor, porque también la oración es escuela de amistad. Tratando con este Corazón amigo y traspasado verás que, como Él, vas dejando de ser siervo y te vas haciendo amigo de silencios y eternidades.

Si quieres ayudar a Mater Dei, entra en nuestro grupo Teaming, aportando 1 € al mes: https://www.teaming.net/asociacionpublicadefielesmaterdei-grupo