¿Te aburre el Rosario?

¿Crees que se aburren los enamorados de estar juntos, de hablar, de confesarse su cariño? ¿Crees que el Señor se cansaría de mirar a su Madre, de hablar con Ella, de decirle sus amores? El amor ni cansa, ni se cansa. Y en el amor a la Virgen todo se te ha de hacer poco. Cada avemaría, cada gloria, cada misterio de tu rosario deberían ir cargados de una especial ternura y delicadeza, ni siquiera atenuadas por la repetición rutinaria. Verás cómo cada una de tus oraciones se convierte en momentos de contemplación de ese Hijo que tantas glorias cantó a su Madre.

Aunque se te amontonen las ocupaciones o te pueda la desgana, nunca dejes tu rosario diario. Y si puedes, mejor rézalo en familia. De la mano de María, verás cómo la contemplación de los misterios de Cristo va empapando tu alma y se van imprimiendo en ella los rasgos del Hijo. Cuando te abrumen las preocupaciones, cuando te pesen tus pecados y caídas, cuando todo te resulte desabrido y monótono, cuando la tentación o la desgana espiritual asomen en el horizonte de tu vida interior, agárrate al rosario y descansa en el regazo de tu Madre. Sé fiel en el cariño a la Virgen como Ella lo es a su condición de Madre tuya.

LIBRO RECOMENDADO: 

CARMEN ÁLVAREZ, El cuerpo imagen de la Trinidad. Ya disponible en:

AMAZONhttp://www.amazon.es/gp/product/B00NIVD6JK?*Version*=1&*entries*=0

APPLE: http://itunes.apple.com/us/book/cuerpo-imagen-la-trinidad/id918443781?l=es&ls=1&mt=11

Deja tu opinión

*