“Toma tu camilla” (Mt 9,6)

El Evangelio no nos transmite ningún dato de aquel paralítico de Cafarnaún, que llevaba años, quizá toda su vida, postrado en una camilla. Tampoco nos dicen los relatos que Jesús intercambiara ninguna palabra con él. Ni siquiera pudo pedirle el Señor un poco de fe, antes de hacer el milagro, pues nada podía moverse en el alma tan paralizada de aquel hombre. Sólo sabemos que Jesús le curó sin condiciones, y le ordenó tomar su camilla y volver a casa. Aquella camilla había sido hasta entonces compañera de muchas postraciones, físicas y espirituales, de muchos desánimos y desesperanzas. Cuánta parálisis, sobre todo del alma, había soportado aquel lecho, al que se agarraba el paralítico como a su más grande posesión. Incapaz de aspirar y alcanzar mayores alturas, aquel hombre había aprendido a vivir casi a ras de suelo y a merced de los que le ayudaban a moverse, haciendo de aquellas parihuelas su único centro y aspiración. El drama de su parálisis interior había llevado a aquel hombre a vivir muy lejos de su propia casa.

            Cuánta parálisis y cuántas camillas entre los cristianos, quizá en tu propia vida. Enredados en las ambiciones del mundo, en la opinión ajena, en nuestras excusas y justificaciones, en nuestros pecados y defectos pactados, nos vamos acostumbramos fácilmente a vivir con el alma entumecida y aletargada, a merced del criterio ajeno, muy a ras de suelo, agarrados a la camilla de nuestra tibieza. Cuánta parálisis produce en el alma esa fe acomodada y rutinaria, vivida quizá con desidia y por incercia, instalada aunque sea en el incómodo solio de un tabladillo. El Señor curó, sobre todo, la parálisis espiritual de aquel hombre, para que pudiera volver a casa, a Dios. Cuida tu fe, tu vida interior, tu alma en gracia, no sea que todo eso se haya convertido para ti en una camilla donde reclinar tu propia mediocridad. 

Suscríbete a las Lañas diarias en www.mater-dei.es

Descárgate Lañas I y Lañas II en iTunes y en Amazon: http://www.amazon.es/dp/B007P051HA

Opina

*