El pastor asalariado

No hay labor de pastoreo que no implique dar la vida por el rebaño. El verdadero pastor es aquel que hace del pastoreo y de sus rebaños el centro de cada jornada y de la vida entera. Los asalariados no son pastores; se pastorean a sí mismos y hasta consiguen poner a las ovejas a su propio servicio. Son aquellos que sirven sólo puntualmente y a cambio de algún tipo de salario, para lo que han de acomodar y supeditar, en su conducta e ideas, su criterio propio al criterio del pagador.

Todos tenemos encomendadas labores de pastoreo espiritual allí donde transcurre nuestra vida ordinaria y con aquellos con los que nos topamos en el día a día. Pero nos hemos inventado el perfil del pastor asalariado, intentando ajustar a ese mediocre patrón el alto ideal de Cristo, Buen Pastor. Hay pastores que dicen que entregan su vida al rebaño, pero la entregan, como asalariados, al servicio de sí mismos. Aunque ven al lobo haciendo presa en sus ovejas, prefieren solucionar el problema desde el sillón de su comodidad, no sin antes haber recomendado a todos que tengan cuidado con los lobos. Hay muchos católicos asalariados y temporeros, que se entregan a Dios sólo puntualmente, o sirven al Evangelio con un contrato por horas, más pendientes de recibir algún tipo de salario que de entregar la propia vida. También el Evangelio está lleno de personajes que siguieron al Maestro sólo puntualmente, de lejos, o por alcanzar de Él la recompensa y el salario de una curación. Pero, ese cristianismo de montón no sabe de ovejas y, menos, de entregar la vida por ellas. El Buen Pastor y la verdadera puerta del redil la contemplamos en la Cruz. Pero ni tú ni yo entraremos por esa puerta mientras nos empeñemos en vivir un cristianismo temporero, que poco sabe de entregas verdaderas.

RECOMENDAMOS: CARMEN ÁLVAREZ, El cuerpo imagen de la Trinidad. Pedidos a MATER DEI.

Disponible también en  AMAZON y APPLE

Opina

*