Rosario de las familias

 

1º Misterio: La paternidad de José

Mt 1,18-24: “La generación de Cristo fue de esta manera: su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a vivir juntos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo. Su marido José, que era justo y no quería ponerla en evidencia, decidió repudiarla en secreto. El ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, hijo de David, no temas recibir a María como esposa tuya porque lo engendrado en ella es obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados’ (…) Despertado José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer”.

 

Lector: San José, conocedor de pruebas, cansancios y trabajos,

Todos: ayúdanos a buscar la santidad en nuestra vida familiar.

Lector: San José, tú que aceptaste dócilmente el plan de Dios en tu vida,

Todos: enséñanos a descubrir la presencia de Dios en toda persona y circunstancia.

Lector: San José, modelo de trabajo y silencio,

Todos: ayúdanos a ser fieles a Dios en todas las situaciones.

INTENCIÓN: por el Papa y por todos los que ejercen cualquier tipo de autoridad en la Iglesia y en el mundo, por los que asumen las tareas propias de la paternidad física o espiritual.

GLORIA

María, Madre de gracia, Madre de piedad y de misericordia, defiéndenos del enemigo, ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte, y líbranos de las penas del infierno.

 

2º Misterio: La Sagrada Familia en Belén

Lc 2,6-7;16: “Mientras estaban en Belén, se le cumplieron a María los días del alumbramiento y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y leacostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada (…) Los pastores fueron a toda prisa y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre”.

Lector: Adoremos a María, inclinándonos ante Ella y saludándola con las palabras del ángel mandado por Dios

Todos: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.

Lector: Unámonos hoy a la alabanza de Isabel, proclamando a María

Todos: “Bendita Tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno”

Lector: Repitamos hoy, en nombre de toda la humanidad, el grito de aquella mujer que alabó a Cristo entre la multitud

Todos: “Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te alimentaron”

INTENCIÓN: por todas las familias del mundo, especialmente las que se preparan al matrimonio, las que más sufren, las que están en situación de ruptura, las que tienen más necesidades materiales o espirituales.

AVE MARÍA (10). GLORIA

María, Madre de gracia, Madre de piedad y de misericordia, defiéndenos del enemigo, ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte, y líbranos de las penas del infierno.

 

3º Misterio: La Sagrada Familia en Nazaret

Lc 2,39-40: “Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él”.

Lector: Santa María, dulzura del corazón,

Todos: alivia nuestras amarguras

Lector: Santa María, alegría de los ángeles

Todos: alegra nuestra vida, llena de ilusión nuestros desánimos

Lector: Tú, que llevaste de la mano al Hijo de Dios,

Todos: conduce nuestra vida a Cristo.

Lector: Consoladora de los hombres,

Todos: sé Tú mi dulce refugio y consuelo.

Lector: Tú que amas al Hijo en cada uno de tus hijos,

Todos: sé Tú nuestra madre en la fe.

INTENCIÓN: Por nuestra diócesis de Madrid, por sus obispos y sacerdotes, por las vocaciones a la vida consagrada y al matrimonio, por todas sus necesidades espirituales y materiales.

AVE MARÍA (10). GLORIA.

María, Madre de gracia, Madre de piedad y de misericordia, defiéndenos del enemigo, ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte, y líbranos de las penas del infierno.

 

4º Misterio: José y María buscando a Jesús

“Cuando tuvo doce años, subieron como de costumbre a la fiesta de la Pascua y, al volverse, el niño se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca. Y al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles. Cuando le vieron quedaron sorprendidos y su madre le dijo: “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te buscábamos”. Él les dijo: “Y ¿por qué me buscábais? ¿No sabíais que yo debía estar en las cosas de mi Padre? Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio”.

Lector: Santa María, Madre del amor más hermoso,

Todos: enséñanos a mirarte siempre, manantial de misericordia, regazo de perdón, consuelo de nuestras penas.

Lector: Acoge con amor los deseos de tus hijos, abre nuestros corazones a la alegría del Espíritu.

Todos: Fortalece nuestra fe, renueva nuestra caridad, aumenta nuestra esperanza, Tú que eres la puerta hacia la gloria.

Lector: Virgen Madre generosa, imagen de la bondad de Dios,

Todos: haznos signos del amor de Dios para nuestros hermanos, disponibles para salir al encuentro de las necesidades de los demás.

INTENCIÓN: Por los jóvenes, para que descubran cada vez más a Cristo y el Espíritu Santo suscite entre ellos vocaciones al matrimonio cristiano, a la vida consagrada, al sacerdocio.

AVE MARÍA (10). GLORIA.

María, Madre de gracia, Madre de piedad y misericordia, defiéndenos del enemigo, ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte y líbranos de las penas del infierno.

 

5º Misterio: Jesús y María en la Boda de Caná

Jn 2: “Se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. También fue invitado Jesús con sus discípulos. Y no tenían vino, porque se había acabado. María le dice a Jesús: ‘No tienen vino’. Jesús le responde: ‘Mujer, ¿qué nos va a ti y a mí? Todavía no ha llegado mi hora’. Dice su madre a los sirvientes: ‘Haced lo que Él os diga’. Había allí seis tinajas de piedra para las purificaciones de los judíos. Les dice Jesús: ‘Llenad las tinajas de agua’. Y las llenaron hasta arriba. ‘Sacadlo ahora, les dijo, y llevadlo al maestresala”. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino dijo: “Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos sacan el vino peor; pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora”.

Lector: Santa María, vida, dulzura y esperanza mía,

Todos: alcánzanos el don del Espíritu Consolador.

Lector: Santa María, compañera infatigable en nuestro camino de fe,

Todos: alcánzanos el don del Espíritu, padre de los pobres.

Lector: Salve María, Madre de misericordia, mujer del silencio y de la escucha,

Todos: suscita en todos los cristianos el deseo fuerte de la unidad y de la santidad

INTENCIÓN: Por las personas que se encomiendan a nuestras oraciones. Por nuestras necesidades del alma y del cuerpo.

AVE MARÍA (10) – GLORIA.

María, Madre de gracia, Madre de piedad y misericordia, defiéndenos del enemigo, ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte y líbranos de las penas del infierno.

 

Invocaciones litánicas 

Introducción: Ahora que ya va anochecido en nuestra ciudad y la oscuridad va cubriendo las calles, saludamos a María con el corazón encendido de gozo y esperanza. A Ella le ofrecemos la luz de nuestra vida. Tú eres la Estrella que indica el norte de nuestra fe; Tú, el claro de luna que alivia nuestras noches; Tú el alba que nos abre el camino hacia el sol de Cristo. Queremos en esta noche ofrecernos a Ti, María, para que en el mañana de nuestras vidas, amanezca radiante la luz de Cristo resucitado y brillemos en el mundo como antorchas del Evangelio, luminarias que enciendan en amor a Cristo a todos los que nos rodean.

 

Lector: Madre del Redentor, que es la luz del Padre,

Todos: luz sobre toda luz, que ilumina a todos los hombres,

Lector: Señor, ten piedad.

Todos: Cristo, ten piedad.

Lector: Madre, Virgen santa, imagen luminosa de la Iglesia,

Todos: Madre y hermana nuestra en el camino de la fe,

Lector: Reflejo de la luz pascual del Cristo resucitado.

Todos: Sé Tú nuestro lucero y ruega por nosotros.

Lector: Estrella de la mañana que anuncia el día,

Todos: Santa María, reflejo de la vida de la Trinidad,

Lector: Antorcha clara de luz, acompaña y guía nuestras noches,

Todos: ruega por nosotros.

Lector: Adoradora silenciosa de Dios,

Todos: Madre humilde de Cristo Niño,

Lector: Resplandor del fuego del Espíritu,

Todos: ruega por nosotros.

Lector: Corazón seguro y vigilante,

Todos: Virgen que enseña con su ejemplo,

Lector: Modelada por la gracia del Espíritu Santo,

Todos: ruega por nosotros.

Lector: Imagen de la bondad de Dios,

Todos: Antecesora de los Apóstoles en el anuncio de Cristo,

Lector: Madre atenta al bien de todos los hombres,

Todos: ruega por nosotros.

Lector: Auxiliadora del pueblo cristiano,

Todos: Encomendada en la cruz como Madre,

Lector: Apoyo para su Hijo pendiente en la cruz,

Todos: ruega por nosotros.

Lector: Bienaventurada por tu fe en la salvación prometida,

Todos: Clemente y entrañable hacia los pecadores,

Lector: Consoladora de los hombres,

Todos: ruega por nosotros.

Lector: Íntima confidente del Hijo,

Todos: Madre nutricia del Redentor,

Lector: Modelo de la Iglesia orante,

Todos: ruega por nosotros.

Lector: Glorificadora de Dios con su trabajo,

Todos: Corazón sabio y dócil,

Lector: Cuidadora de los hermanos de su Hijo,

Todos: ruega por nosotros.

Lector: Molde y Madre de la Iglesia,

Todos: Alegre servidora de Cristo,

Lector: Ideal purísimo del oficio de Madre,

Todos: ruega por nosotros.

Lector: Modelo para los que anunciamos el Evangelio,

Todos: Madre incorrupta en tu corazón y en tus palabras,

Lector: Inclinada hacia las súplicas de tus hijos,

Todos: ruega por nosotros.

Lector: Llena de juventud y de limpia hermosura,

Todos: Mujer bienaventurada por tu fe, Lector: Tú que nos diste al Pan de la vida,

Todos: ruega por nosotros.

Lector: Dios te salve, María, hija de Dios Padre,

Todos: Dios te salve, María, Madre de Dios Hijo,

Lector: Dios te salve, María Esposa de Dios Espíritu Santo,

Todos: Dios te salve, María, Templo y Sagrario de la Trinidad,

Lector: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,

Todos: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración final

¡Dios te salve, María, llena de gracia! Esta noche te pido por todas las familias de España, llenas de sueños y esperanzas. Ellas son los centinelas del mañana. En ellas crece el pueblo de las bienaventuranzas; son la esperanza viva de la Iglesia y del Papa. Santa María, Reina y Madre de nuestra diócesis, intercede ante el Padre, para que nuestras familias sean testigos generosos de Cristo Resucitado, apóstoles humildes y valientes del tercer milenio, regazos de santidad cristiana. Santa María, Virgen Inmaculada, reza con nosotros, reza por nosotros. Amén.

Salve final